martes, 10 de agosto de 2010

LOS GRANDES CAPOS DE LA DROGA


CARLOS LEHDER: nacido en 1950 en Armenia, Colombia es un ex-narcotraficante colombiano, co-fundador del cartel de Medellín y actualmente en prisión.

La carrera delictiva de Lehder comienza con tráfico de marihuana en pequeñas cantidades entre los Estados Unidos y Canadá. Mientras cumplía una condena en la prisión federal de Danbury, Connecticut Lehder decidió que a su salida aprovecharía el creciente mercado de la cocaína en los Estados Unidos y se asoció con su compañero de celda George Jung. Roman Varone y Jung ya habían experimentado con llevar marihuana a Estados Unidos desde México en pequeñas aeronaves por debajo del nivel de alcance de los radares y aterrizando en lechos secos de río. Inspirado en esa idea, Lehder decide aplicar el mismo principio al transporte de cocaína.

Después de salir bajo palabra, Lehder y Jung empezaron a construir una base económica a través del narcotráfico básico, contrataban ciudadanas estadounidenses, les pagaban vacaciones en Antigua en donde recibían la cocaína y la llevaban a Estados Unidos en sus maletas de viaje. Repitiendo este proceso muchas veces lograron el dinero para comprar una avioneta.

Con la avioneta y un piloto profesional, se dedicaron a llevar cocaína a Estados Unidos desde las Bahamas, incrementando sus recursos financieros y cimentando las relaciones con proveedores colombianos. Al mismo tiempo empezaron a repartir dinero entre las autoridades de Bahamas para obtener protección oficial y judicial.

Esta fue la semilla del Cartel de Medellín, la sociedad de Lehder y Jung transportaba y distribuía el material que Pablo Escobar les suministraba y los hermanos Ochoa colaboraban con el poder económico y social derivado de sus conexiones.
A finales de los años 70, la sociedad Lehder-Jung se empieza a derrumbar debido a una combinación de la megalomanía de Lehder, la falta de ambición de Jung y el plan secreto de Lehder de apoderarse de una isla personal como cuartel de sus operaciones.

Esa isla fue Cayo Norman, que en ese momento consistía de un puerto, un club de yates, 100 casas privadas y una pista de aterrizaje. En 1978, Lehder empezó a adquirir propiedades y a acosar y amenazar a los residentes de la isla.

Mientras Lehder perseguía a la población local y asumía el control de la isla el Primer Ministro de las Bahamas Lynden Pindling no hizo nada, aparentemente por haber sido sobornado previamente.[cita requerida] George Jung fue forzado a retirarse de la operación y supuestamente Robert Vesco se asoció con Lehder. Jung se quedó con una línea menor de distribución para Escobar.

Entre 1978 y 1982, el Cayo fue punto de cruce del narcotráfico así como escondite y sitio de reunión de Lehder y sus asociados. Carlos Lehder construyó una pista de aterrizaje de 1,1 km protegida por radar, guardaespaldas y perros Doberman para la entrada y salida de aeronaves. En un día de máximo movimiento entraban hasta 300 kilogramos de cocaína por hora, aumentando el capital de Lehder en billones.

El cartel solo era capaz de sobrevivir utilizando violencia, con lo cual cada vez se hacía más evidente su existencia dentro de la sociedad. Se cree que Lehder puede estar involucrado al menos parcialmente con la Toma del Palacio de Justicia de Colombia en 1985 que terminó con la muerte de 11 magistrados de la Corte Suprema y 84 personas, así como en el asesinato de periodistas, oficiales de policía, funcionarios gubernamentales e incluso el Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla en abril de 1984. Lara Bonilla había estado destapando las actividades del cartel y por esa causa fue asesinado.

Al igual que Escobar, Lehder estaba también en la política al fundar el Movimiento Cívico Latino, con el cual daba discursos en contra de la extradición de colombianos y latinoamericanos a cárceles estadounidenses. Sin embargo no llego a ocupar escaño en el congreso por la persecución dada por Lara Bonilla contra todo el Cartel.

Este asesinato fue el comienzo de la caída del cartel de Medellín ya que en consecuencia el Presidente Belisario Betancur quien se oponía a la extradición de colombianos a los Estados Unidos anunció sus planes para establecer tratados de extradición.

Lehder que ya era un fugitivo en ese momento entró a Colombia y se escondió en la selva protegido por las guerrillas de izquierda. Apareció en un mensaje televisivo en 1985 entregando un mensaje que denunciaba el imperialismo estadounidense y los tratados de extradición apelando a sentimientos nacionalistas.
Lehder fue capturado en Romeral (Guarne - Antioquia) y en 1987 (en ese momento su capital era de 987.000 millones de pesos, aprox.) fue enviado a Estados Unidos en donde fue sentenciado a cadena perpetua mas 135 años.

En 1992 en un acuerdo para testificar en contra de Manuel Noriega, se le redujo la pena a 55 años. Tres años después Lehder escribió una carta de reclamación al juzgado federal del distrito de Jacksonville quejándose porque el gobierno no había cumplido el acuerdo de trasladarle a una prisión en Alemania. La carta fue tomada como una amenaza por el juez. Semanas después, en el otoño de 1995, Lehder fue sacado en la noche de la prisión según algunos testigos protegidos de Mesa Unit Arizona. Mientras muchos creen que fue liberado, él continúa cumpliendo su pena.

Según la periodista Tamara S. Inscoe-Johnson quien trabajó en la defensa de Lehder, simplemente fue transferido a otra prisión dentro del programa de protección de testigos, a pesar de los rumores en Internet que afirman lo contrario. Según su libro, cree que Lehder nunca podrá ser liberado ya que es posible que tenga mucha información en la relación de la CIA con el escándalo Iran-Contra.

El 22 de julio de 2005 apareció en la Corte de Apelaciones del Circuito 11 para rechazar su sentencia. Lehder se representó a sí mismo y alegó que los Estados Unidos no habían cumplido sus obligaciones en el acuerdo de cooperación entre él y la Oficina del Fiscal.


reportajesmexico@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada